26.5.16

El verano puede ser una buena época para revisar nuestro mapa del territorio




Tal vez algunas creencias que tenemos sobre nosotros mismos, el mundo y los demás estén impidiendo que logremos nuestros más caros objetivos. El verano puede ser un buen momento para realizar una revisión general de nosotros mismos. El curso intensivo de Practitioner en PNL es lo mejor que se ha inventado para poner a punto nuestra máquina mental y corporal.

21.4.16

El modelo de comunicación de la PNL amplía la Oratoria 2.0

Hace ya más de cuarenta
años, Richard Bandler (informático y psicólogo) y John Grinder (lingüista) desarrollaron el concepto de 
Sistemas o Modalidades Representacionales para extraerle utilidad práctica en la comunicación y en el desarrollo personal a la idea de que pensamos en forma de imágenes. Bandler y Grinder se dedicaron a estudiar a las personas más persuasivas, influyentes y eficaces en comunicación y desarrollaron un modelo que puede ser aprendido por cualquier persona dirigida al mejoramiento de su desempeño personal en cualquier área. Surgió así laProgramación Neurolingüística (PNL), modelo sistémico que ha revolucionado el mundo de la comunicación en occidente.

El Sistema Representacional señala la modalidad sensorial a través de la cual nos representamos la experiencia externa e interna que vivimos. Los tres sistemas básicos serían los siguientes:

Visual (V): que se refiere al pensamiento expresado principalmente en imágenes visuales, percibidas, recordadas, creadas o recreadas.

Auditivo (A): que se refiere al pensamiento expresado principalmente en forma de sonidos o palabras, percibidas, recordadas, creadas o recreadas.

Kinestésico (K): referido al pensamiento expresado a través de imágenes provenientes de las sensaciones corporales, táctiles, olfativas, gustativas y propioceptivas (la sensación del movimiento muscular, por ejemplo).

Todo el proceso de pensamiento se codifica con imágenes provenientes de los tres sistemas primarios y sus múltiples combinaciones. Y aunque usamos todos los sistemas, tenemos uno que utilizamos más que otros. Ese es el sistema preferente. En una galería de arte usaremos más el sistema visual, pero como estamos conectados al cuerpo, como ya vimos más atrás, puede suceder que determinada imagen visual nos afecte emocionalmente y asiente una respuesta corporal asociada. En un concierto, usamos más los oídos, pero si estamos cerca del primer violín podemos quedar impactados por una determinada expresión de su cuerpo durante la ejecución, que se graba como imagen para desatar el recuerdo del concierto más adelante.

Muchas personas pueden realizar imágenes mentales muy claras y pensar, básicamente, en imágenes. Otros encuentran esto difícil y puede que se lo pasen hablando con ellas mismas, mientras otros puede que basen sus actuaciones a partir de sus sentimientos en cada situación. Cuando una persona tiende a utilizar de manera habitual un sentido de forma interna, se dice en la PNL que éste es su sistema preferido o primario. Parece que son más perspicaces y capaces de realizar distinciones más sutiles empleando ese sistema en vez de otro”. (Seymour y O'conor. Introducción a la PNL).)

En realidad no hay ningún sistema que sea mejor que otro. Pero dependiendo de la actividad que vayamos a desarrollar, la utilización de uno u otro puede variar significativamente el resultado. Es difícil pensar un proyecto arquitectónico en palabras. Tal vez en este caso la capacidad de proyectar imágenes mentales claras y bien construídas sea crucial. Einstein pensaba sus ecuaciones en imágenes visuales…y musculares. Lo que pudieron detectar Bandler y Grinder fue que las personas que destacan en cualquier campo han desarrollado la habilidad de cambiar de sistema de representación dependiendo de cual sea el más apropiado para cada actividad.

Si aplicamos este hallazgo a la oratoria, podríamos decir que tendrá más posibilidades como oradorr aquél que sea capaz de adaptarse al sistema de representación de su interlocutor individual. En el caso de la persuasión colectiva, es una buena idea expresar los conceptos principales en los tres sistemas de representación. Deje que los pensadores visuales vean lo que dice, permítale a los auditivos que le escuchen alto y claro y haga que los kinestésicos sientan lo que dice. A continuación veremos por qué.

Sistemas representacionales y lenguaje

Al usar el lenguaje como vehículo de comunicación de nuestros pensamientos, expresamos nuestro sistema de representación del mundo. A estas alturas de la lectura, tres personas distintas podrían expresar su opinión al respecto de distintas maneras.

Podrían señalar que han visto cosas interesantes y que les doy luces sobre el problema de la persuasión. Otro podría decir que el artículo le suena a chino y que son inauditas algunas ideas que expreso. Otro podría afirmar que le gusta como toco los temas y hago un esfuerzo por tratar temas densosquitándoles lo accesorio y dejando losustancial.

Lo importante aquí es captar el cómo cada uno ha pensado sobre el artículo. Uno lo pensó mediante imágenes visuales, el segundo mediante imágenes auditivas y el último mediante imágenes kinestésicas.

Todas estas palabras de base sensorial, adjetivos, verbos y adverbios se denominan en PNL predicados. De tal forma que el uso frecuente de unos determinados predicados nos indicará con claridad el sistema representativo preferente de una persona.

La PNL ha listado a lo largo del tiempo toda una serie de palabras y expresiones de base sensorial que se remiten a los tres sistemas representacionales. A manera de ejemplo, podemos señalar algunas:

Visuales: ver, mirar, pantallazo, imagen, panorama, cliché, foco, visiblemente, imaginación, interior escena, visualizar, perspectiva, brillo, reflejo, clarificar, examinar, enfocar, prever, espejismo, ilustrar, observar, revelar, mostrar, inspección, vigilar, oscuro, tiniebla, apariencia, escena, lúcido, claro, brumoso

Auditivas: mencionar, decir, acento, ritmo, alto, tono, resonar, remarcar, monótono, sordo, timbre, preguntar, acentuar, audible, claro, discutir, proclamar, notar, escuchar, gritar, sin habla, vocal silencio, disonante, armonioso, orquestado, oír, agudo, mudo.

Kinestésicas: sentir, tocar, contacto, empujar, acariciar, sólido, cálido, acogedor, firme, ligero, conmovedor, emotivo, mullido, templado, frío, áspero, agarrar, empujón, presión, sensible, estrés, tangible, tensión, toque, concreto, suave, arañar, sostener, rascar, sufrir, pesadez, liso. Olfativas:fragante, olor, rancio, ahumado, perfumado, fresco, olfatear. Gustativas:ácido, sabor, amargo, gusto, dulce, jugoso.

Las grandes obras de la literatura universal están salpicadas profusamente con expresiones de los tres sistemas representacionales. Los oradores y persuasores que causan impresión profunda y obtienen buenos resultados hacen uso –muchas veces intuitivamente- de los tres sistemas y eso explica su conexión con todos los públicos. Estadísticamente podemos asumir que en un auditorio dado nos encontraremos proporcionalmente repartidos los sistemas representacionales del público en tres partes más o menos iguales de visuales, auditivos y kinestésicos, y un porcentaje muy pequeño de individuos que son capaces de moverse con eficacia en los tres sistemas.

En el caso de la comunicación persuasiva es básico saber cuál es nuestro sistema preferido. Eso puede averiguarse mediante la grabación de una presentación. La transcripción de la cinta y el análisis de los predicados nos dará una primera información sobre nuestra manera de pensar el mundo. Escuchar a los demás nos aportará pistas sobre su sistema. Inténtelo y verá cómo funciona. Percibir estas cosas le abre un mundo de posibilidades nuevas en la oratoria.

Hablar el lenguaje del otro permitirá que se establezca una buena sintonía. Es muy útil ser capaz de presentar las ideas propias en todos los sistemas representacionales. Para ello, es necesario desarrollar la percepción auditiva para captar los predicados utilizados por los demás. Al mismo tiempo, debe adquirir un amplio bagaje de predicados de uso común en los distintos sistemas. Póngase en la onda de los auditivos, vea el panorama de los visuales y establezca sólidas comunicaciones con los kinestésicos. Esto ayuda a lograr sintonía, condición necesaria pero no suficiente para persuadir o simplemente comunicarse con los otros.

27.8.15

Un encuentro con la sombra (II)

O tú usas a la sombra o la sombra te usa a ti. Cuando entendemos completamente el alma humana descubrimos que es un lugar de ambigüedad, de contradicción, de paradoja. Toda la experiencia es el resultado del contraste: luz y sombra; placer y dolor; arriba y abajo; adelante y atrás...


Necesitas las energías opuestas, necesitas que tus enemigos sean quien tú eres. El alma humana es a la vez divina y diabólica. En las tradiciones de sabiduría orientales tenemos lo mismo: el pecador y el santo son simples monedas de cambio. Por lo tanto, una vez que entiendes esto, lo primero que descubres es que tener sombra es normal. Si sólo tuvieras la verdad, la bondad, la armonía en el exterior y una completa ausencia del otro lado, no habría impulso creativo. Si sólo tuviéramos el impulso creativo, el universo se quemaría a si mismo en el calor mortal del cero absoluto. Si, por el otro lado, sólo tuviéramos el impulso de la inercia o de la destrucción, del lado de la entropía, entonces el universo rápidamente se colapsaría en un gran agujero negro.

Somos el microcosmos del macrocosmos. Eso significa que cada cualidad que vemos en otros existe en nosotros. Poseemos cada emoción o característica humana ya sea consciente o inconsciente. No hay nada que podamos ver o concebir que no seamos. Somos todo lo que consideramos bueno o lo que consideramos malo.


Cómo podríamos conocer el coraje si nunca conocimos el miedo; cómo podríamos conocer la felicidad si nunca conocimos la tristeza; cómo podríamos conocer la luz si nunca conocimos la oscuridad. Toda la vida se basa en este sistema de códigos de estos pares de opuestos.

Nuestra sombra siempre se está escondiendo de  misma. En lugar de confrontar nuestra propia oscuridad, proyectamos estas cualidades no deseadas en otros.

Cuando proyectamos nuestra propia sombra suena como esto: "ella es tan egocéntrica,  está tan llena de  misma". "Esta gente es idiota".  "¡Q perdedor!".
Temerosos de nuestra propia falta de valía y a la vez temerosos de nuestra propia falta de grandeza, inconscientemente proyectamos esas cualidades a otros, en lugar de en nosotros mismos. Lo que proyectamos son pedazos de nuestra oscuridad.




Una de las preguntas más frecuentes que nos hacen en los Talleres con la Sombra es cómo sabes que estás proyectando. Lexplicó muy bien el relevante filósofo Ken Wilber. Él dijo que si una persona o cosa en nuestro entorno nos informa, si recibimos lo que ocurre como una información, como un punto de interés, no estamos proyectando. Por otro lado, si nos afecta, si señalamos con el dedo, juzgando, si nos conectamos con ello, lo más probable es que seamos víctimas de nuestras propias proyecciones


Piensa en alguien de tu propia vida que te disguste, te moleste, o te repulse y piensa en las cualidades de ellos que más odias. Ahora imagina a esa persona frente a ti. Y quiero que las señales con el dedo y le digas: "¡eres un idiota!", o "¡eres un sabelotodo!", o "¡eres un egoísta"!. Sigue señalando y fíjate que uno de tus dedos lo señala a él, pero los otros tres dedos señalan hacia ti. Este es el fenómeno de la proyecciónEn lugar de reconocer las cualidades de ti que no te gustan, las proyectas en otros. Las proyectamos en nuestras madres, hijos, amigos, o incluso mejor aún en algunas figuras públicas que nunca conocimos. Belén Esteban es, en España, un ejemplo de proyección del inconsciente colectivo.

Si os pregunto a cada uno de vosotros que os gusta más de esta gente, cada uno dará una respuesta diferente. La gente que odias también representa algún aspecto de ti mismo que  no quieres. Date cuenta de lo que piensas o sientes cuando miras a esta gente...

15.6.15

Un encuentro con la sombra (I)


En 1945, el doctor Carl Gustav Jung definió a la sombra como “lo que una persona no desea ser”. Y afirmó que “uno no se ilumina imaginando o fantaseando sobre figuras de luz, sino haciendo consciente la oscuridad; un procedimiento, no obstante, trabajoso y, por lo tanto, poco popular”.


Coincidía el doctor Jung con el antiquísimo conocimiento de la cultura china, expresado en el I Ching: “Sólo cuando tengamos el coraje de enfrentar las cosas tal y como son sin ningún autoengaño ni desilusión surgirá una luz de los acontecimientos con la que reconocemos el camino al éxito”.

Y tú:

¿Qué estás escondiendo?  ¿Cuándo te enfrentarás a la verdad?  ¿Qué pasará cuando lo hagas?


La sombra es oscura y secreta y puede ser peligrosa. La sombra es todo lo que no queremos y evitamos que los otros perciban de nosotros, las cosas que escondemos, sobre las que mentimos, no sólo a los demás, sino a nosotros mismos. Esos monstruos que salen de sus cuevas en mitad de la noche. Es el lado oscuro intrínseco dentro de nosotros, que todos y cada uno intenta esconder porque se nos ha dicho desde una edad temprana que esos son componentes no aceptables de nuestra personalidad.

“Hola oscuridad, mi vieja amiga. Tengo que hablar contigo otra vez…”

No puedes decir que no tienes sombras cuando estás ahora en la oscuridad. La sombra se muestra de muchas formas. Cuando firmamos cheques sin fondos, bebemos demasiado, engañamos en la declaración de la renta, echamos mano de los ahorros de la familia, nos comemos un pastel de chocolate en mitad de la noche después de 3 días de dieta y privación, cuando le gritamos a nuestros hijos, abusamos de nuestras parejas después de habernos pasado todo el día trabajando, cuando navegamos por Internet para visitar páginas porno mientras la mujer hacer la cena, engañamos al marido mientras él trabaja duro para darnos todos los placeres extra en la vida, cuando robamos las ideas de nuestros compañeros de trabajo y afirmamos que son nuestras, etc.

 La sombra está hecha de los pensamientos, emociones e impulsos que encontramos demasiado dolorosos, embarazosos  y desagradables para aceptarlos, por lo que en lugar de ocuparnos de ellos, los reprimimos.

Justo ahora cientos de millones de personas están viviendo en la negación de sus sombras individuales y colectivas de muchas más formas de las que podemos imaginar. La sombra colectiva se manifiesta como el mal, la guerra, el terrorismo, la injusticia social, las desigualdades radicales en el estatus económico. En este mismo momento el 50% de la población mundial vive con menos de 2 dólares al día. El 20% de la población mundial vive con menos de un dólar al día. No queremos reconocer el hecho de que esto es también una manifestación de la sombra colectiva, porque las personas de las instituciones sociales, financieras, políticas y corporativas no reconocen para nada la energía de la sombra y ni siquiera la entienden. Lo que llamamos el mal del mundo es una manifestación de nuestra sombra colectiva patológica, reprimida, enfurecida, ignorada. Las personas que expresan una moralidad autorestrictiva son las que normalmente tienen una sombra más oscura y profunda.

El nacimiento de la sombra


El nacimiento de nuestra sombra ocurrió cuando éramos muy jóvenes, antes de que la mente lógica y pensante estuviese lo suficientemente desarrollada como para filtrar los mensajes que recibimos de nuestros padres y cuidadores y mundo en general. Incluso si teníamos los mejores padres, inevitablemente nos avergonzamos por mostrar ciertas cualidades y recibimos el mensaje de que algo de nosotros no era bueno. De que había algo “malo” en nosotros. Estos mensajes se introducían en nuestro subconsciente como un virus de ordenador, alterando la percepción de nosotros mismos y dañando nuestro saludable sentido del ego. Cuando reprimimos cualquiera de estas cualidades vivimos en la negación de todo lo que somos.

Por supuesto, hay una base diferente dependiendo del entorno. Si creciste en una familia de obreros y anuncias que quieres tocar el piano o que quieres convertirte en artista, esta cualidad artística va a ser recibida de forma negativa y tendrás que reprimirla.Si creces en una familia de artistas e intelectuales y anuncias que quieres empezar a trabajar en la construcción o que quieres ser un atleta, esto será también percibido como algo negativo.

Tratamos con todo nuestro poder de fingir que no somos eso que odiamos. De hecho, demostrar que no lo somos es una tarea importante para el ego herido. Una tarea que el ego cree que es vital para su existencia. El ego debe esconder todo lo que creemos que es inaceptable sobre nosotros mismos. Para tal tarea, se construye una máscara a fin de demostrar a los demás que no tenemos tantos defectos, ni somos tan inferiores, sin valor y “malos”. A ninguno de nosotros le gusta admitir que tenemos esta serie de inseguridades. Por tanto, para ocultarlas creamos un personaje a una edad muy temprana y empezamos a envolvernos a nosotros mismos en el nuevo personaje que creemos que nos traerá amor, atención y la aceptación que tanto ansiamos.

Creamos personajes para poder tener nuestro sitio, nuestro lugar bajo el sol. Muchos de nosotros tenemos una vida pública y una vida secreta. Trabajamos duro para sentirnos bien con nosotros mismos, pero al mismo tiempo nos saboteamos.

Llevamos máscaras que creemos que nos llevarán a donde queremos ir. Y nuestras máscaras tienen muchas formas: el abusador, el matón, el chico encantador, la buena chica, el intelectual, el bromista, el que lo consigue todo, el seductor y la seductora, la dura de pelar, los supercool.

¿Cuál es la máscara que tú llevas? Nuestra máscara se convierte en nuestro presente. Necesitamos la máscara para no mostrar al mundo que estamos sufriendo y ocultar las partes de nosotros que fueron juzgadas como “malas” o erróneas por los demás y ahora por nosotros mismos. Están literalmente gritando para salir, para ser libres y ser aceptadas como partes valiosas de lo que somos. Cuando nos negamos a nosotros mismos una salida para expresar nuestro lado oscuro, la tensión se acumula y se convierte en una fuerza poderosa que es capaz de destruir nuestras vidas y las vidas de los otros.

Esto es lo que se conoce como el “efecto balón de playa”. Todo lo que rechazamos tenemos que mantenerlo por debajo de nuestra conciencia, tenemos que sumergirlo, por decirlo así. ¿Sabes cuánta energía te toma mantener los balones bajo el agua sujetos? Tu egoísmo sujeto, tu auto enfado, tu auto demasiado bueno, tu no lo suficientemente bueno sujetos. Es como tener 40 balones de playa que tienes que controlar. ¿Y qué pasa cuando estás sujetando los balones de playa bajo el agua? Cuando eres joven y tienes mucha energía, puedes controlar muchos balones de playa. Pero cuando estás en la mitad de la vida, cuando las defensas están bajas, cuando pones tu atención en algún Gran Premio que quieres ganar, de repente alguien hace algo y los balones saltan y te dan en la cara. Lo vemos en los medios de comunicación todo el tiempo. El político que dice algo censurable o políticamente incorrecto. La presentadora de televisión que agrede a algún colectivo minoritario. El ultraconservador que es pillado conduciendo borracho, con prostitutas, etc.

Cuando no te ocupas de la sombra, esa parte sale. Se acercará sigilosamente y te pillará desprevenido en el lugar de trabajo, te pillará desprevenido en tus relaciones. Cuanto más intentamos reprimir de forma determinada estas cualidades indeseables, más formas curiosas y a menudo maliciosas encontrarán para expresarse. Y será como encerrar en el sótano a alguien que quiere salir y hace cosas ahí abajo para llamar nuestra atención, hasta que las reconocemos y las dejamos salir. Porque esos aspectos de nosotros mismos que no nos gustan salen a través de un proceso de desintoxicación que tiene que ser liberado.